jueves, 21 de enero de 2010

José María Ruiz Peña






José María Ruiz Peña (Ibahernando, 1955) Profesor y Licenciado en Derecho. Ha repartido su labor profesional entre el ejercicio de la docencia en Andalucía y Madrid, el desempeño de la Dirección en algunos centros docentes, el trabajo en el Servicio de Inspección Educativa de Madrid y la elaboración de materiales didácticos sobre bilingüismo, Convivencia en los Centros Docentes y dentro del programa ELCO del CIDE (Centro de Investigación y Documentación Educativa), la elaboración de una Guía para la Enseñanza de la Lengua Árabe y Cultura Marroquí (LACM).
Además de colaboraciones con revistas de poesía como Cuadernos del Matemático, Empireuma o Alcántara, ha publicado los siguientes libros: De por qué los pájaros vuelan hacia el Sur (1999) y Libro de la culpa (2002).
Actualmente se encuentra en preparación la edición del libro: La perfección del arco zigomático, en la colección abeZetario.




Norba Caesarina

El barro y el frío entumecen sus pies.

Han acampado aquí, a cobijo
de esta montaña solitaria.

Cae la noche
y sólo han podido clavar unas estacas
y levantar unas tiendas.

Ni siquiera ha prendido el fuego,
ateridas las manos
(apenas se puede desabrochar el peto
que ya le constriñe como un enemigo emboscado)
oye la voz del centurión ordenando
la guardia para esta noche, que ya se cierra.

El César los envía a este páramo.
Se duele del destino y de las guerras
de la destrucción y de la muerte.
Se duele de un futuro que piensa cercenado.
En lo más hondo de la noche, sin embargo
un leve sueño lo desvela.
Oye el rumor azul de un río de nombre impronunciable
y ve altas torres coronadas,
Cascos de caballos rompen un silencio de siglos
y junto a él
hombres y más hombres se afanan
en edificar y destruir y otra vez edificar.
Como un cántaro que se desborda
cree oír un nombre que presagia tiempo
y más tiempo acumulado.
Algo así como Césares ... Al-cazares...Cáceres...
Algo que parece surgir de esta misma noche
y de este campamento que ya han bautizado,
Norba Caesarina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada