viernes, 29 de enero de 2010

María Jesús Ruiz Peña




María Jesús Ruiz Peña, Ibahernando, 1959 (Cáceres).

Técnico Especialista en Administración y Diplomada en Ciencias Empresariales, es titular de una plaza en la Excma. Diputación Provincial de Cáceres.

Ha sido ponente en conferencias sobre "Educación en valores".

Apasionada siempre por la literatura, sus primeros pasos en el mundo literario son relativamente recientes, ya que datan del año 2006 cuando, por circunstancia personales y después de asistir a Talleres Literarios, comenzó a escribir crónicas, cuentos, relatos y poemas.

Ha publicado en revistas culturales como 'Ars et Sapientia' editada por la Asociación de Amigos de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes.
y 'Alcántara' editada por la Institución Cultural El Brocense.

En el año 2008, la Junta de Extremadura le concedió la Beca a la 'Creación Literaria' en la especialidad de poesía por su poemario "Bajo la piel".

Actualmente cursa estudios de Teoría de la Literatura y Literatura Comparada, segundo ciclo, en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Extremadura.



LAUDATORIA


Resuena el tiempo bajo
tu piel granítica.
Adoquines de verbos
recorren tu silueta durmiente.
Campanas que susurran
melodías antiguas
y pulen el aire
con sus sones mejores.

Mirarte es sentir el destello
de un hombre enamorado,
su pálpito, su pasión.

Recorrerte es renovar
una historia en cada esquina,
retener en un pulso
el tiempo.
Siglo a siglo:
Relinchan los caballos en la noche,
se cruzan las espadas en la noche,
almohades y cristianos
colocan su estandarte
en las altas almenas
de la noche.
Y tú, impertérrita,
resistes diezmos, puñaladas
y oraciones.

Erguida, como la rosa mejor
en primavera,
elevas tus torreones
y murallas.
Abajo, donde dominan
las sombras,
puertas, ventanas, blasones
y estucados ennoblecen
tu traje y tu belleza:
“La Vetusta del sur”
para don Leopoldo Alas,
“La ciudad de los mil y un escudo”
para tus fieles amantes.

Llegada la hora
de las últimas luces
te engalanas
y despliegas una imagen
casi mística.
Entonces, cuando duermen
los sueños, los vencejos
y palomas, entonces,
bajo el silencio nítido
de una noche más,
recorrerte es beber
de tu encanto,
dar un paso atrás
en la Historia
para traerte de nuevo
al presente,
y recrear en un instante
lo que fuiste
y lo que nunca dejarás de ser:
Mi ciudad. Mi historia.
Nuestra Historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada