domingo, 3 de enero de 2010

Juan Carlos Rodríguez Búrdalo






Juan Carlos Rodríguez Búrdalo (Cáceres en 1946)
Libros de poemas publicados

El arpa cercenada (1985). Finalista premio Gemma.Editorial Catoblepas. Madrid.
De un oficio infinito (1986). Premio Adalid. Ediciones del EME. Madrid
Nocturno y luna del planeta Muerte (1988). XI Premio Internacional Jaén. Ediciones del Club-63. Jaén
Al sur de las estrellas (1991). Editorial Beturia. Madrid
Del perfil opaco de los pasos (1991) Premio Claudio Rodríguez. Edición del Ayuntamiento de Salamanca
Ciudad sin labios (1993) Premio Ateneo de Onda. Edición del Ateneo de Onda (Castellón).
Territorio corporal y otros poemas (1993). Editorial Kylix. Badajoz
Equipaje de otoño. (1993). Premio Orippo. Edición del Ayuntamiento de Dos Hermanas (Sevilla)
En el dócil fulgor de las palabras (Antología) (1999).Editorial Calambur. Madrid. Ayuda a la Edición de la Junta de Extremadura.
De piel y humo (2000).Finalista Premio Ciudad de Torrevieja. Editorial Aguaclara. Alicante.
Cartografías (2002).Premio Ciudad de Alcalá 2001 de poesía. Edición de la Fundación Colegio del Rey. Ayuntamiento de Alcalá de Henares (Madrid)
Los himnos devastados (2002).Editora Regional de Extremadura.
Cuando llegue el olvido (Antología) (2004). Institución Cultural El Brocense .Diputación de Cáceres.
Las oscuras brasas (Antología poemas de amor). (2005). Colección Desde el Empotro. Valdepeñas.
Notas a pie de vida (Opúsculo-Antología). (2005). Colección Manantial. Priego de Córdoba
La luz ardida (Poesía Reunida 1986 / 2006). Edición Caja Castilla La Mancha. Ciudad Real 2006
Quando giungerá l’oblio (Edición bilingüe, español-italiano).(diciembre de 2006). Traducción de Emilio Coco para la colección “I cuaderni di abanico” nº 45 / 46. Levante Editori-Bari
Poemas (Opúsculo-Antología). (2007) Edición de Antonio Gago y Teresa Coves para la Casa de las Asociaciones de Alcobendas (Madrid).
---------------------------------------------------
CIUDAD MONUMENTAL



OTRO TIEMPO que hubo reside en la piedra,
estoico en la muralla, volcado al Adarve
otea rapiña de Castilla,
algarada codiciosa del Moro,
inquieta mirada del Señor de Braganza.

A ti, indiferente extranjero que buscas
el perfil insólito,
la voz original,
algún vestigio;
a ti, fugaz galeote de templos y palacios
ofrezco la llave del silencio,
palabras resbaladas de los libros
que duermen su misterio sobre el mármol.
Mira esta plaza adoquinada, oye
latir de callejas que le brotan, prepara
aposentos del corazón para la Historia.
Como viniste, vuelve luego tan silenciosamente
sobre tus pasos;
dejas atrás
bóvedas que guardan la fuente que buscas,
rejas que agudizan la pupila hacia el oro,
yeso muerto bajo pliegue solemne en hornacinas
y, seguramente, el esplendor azul
que no has podido encerrar, pese al esfuerzo,
en el ojo rapaz de tus fotografías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada